2020. Nos siguen asesinando

A tan solo unos días desde el inicio del año, contamos con el primer asesinato machista. El día de reyes, 6 de enero del 2020, Mónica (28 años) y su hija Ciara (3 años) mueren en manos del ex compañero sentimental de la mujer, Rubén (27 años), en Esplugues de Llobregat, Barcelona.

La muerte de Mónica es el resultado de su decisión de separarse de su pareja. Los diferentes casos identificados en el último año nos concluyen que la mayoría de los asesinatos se producen una vez que el hombre ve amenazada su posición de dominio sobre su pareja. La pérdida en el ejercicio del poder, desencadena pensamientos posesivos como: “mía o de nadie”.

Por otro lado, en muchos casos de feminicidio, el asesino trata de lesionarse o incluso llega al suicidio. Algunas investigaciones académicas han concluido que este patrón se explica a través de la dependencia emocional e incluso obsesión que desarrollan los hombres en cuanto a su pareja. Dado que se acaban definiendo según el papel dominio y abuso, una vez que este finaliza, los asesinos se ven perdidos y frustrados.

Asimismo, los asesinatos de mujeres y niñas por el simple hecho de serlo, no cuenta necesariamente con antecedentes contrastables de maltratos. Sin embargo, es necesario tener en cuenta que la violencia machista va más allá de los abusos físicos. Por lo tanto, la mayoría de las víctimas de la violencia de género no consideran encontrarse en una situación de amenaza. Teniendo en cuenta este tipo de casos, es necesario romper con la polémica acusación social hacia la víctima: “por qué no denunciaste”. La falta de denuncias previas, no asegura el bienestar de la mujer. La intimidación y amenaza son otros de los posibles factores que expliquen tal situación.

Dicho esto, el número de asesinatos por violencia machista alanza un total de 1.034 desde 2003.  Solo en 2019, han sido asesinadas 55 mujeres. Se trata de la cifra más alarmante desde el año 2015. Sin embargo, no olvidemos que no hablamos de números, sino de mujeres. Personas cuyos derechos son violados a diario. Personas dotadas de desigualdades por el simple hecho de ser mujeres. Personas que pierden sus vidas, en manos de quién cree poseer derecho a quitársela. Personas. Mujeres. Nosotras. ¡Nos siguen asesinando!

Para más información consulta los siguientes enlaces: 

 

Si te interesa este contenido, ¡compártelo!