Agresiones sexuales en la ruta migratoria hacia España

Una de cada diez mujeres que llega de forma irregular a España confiesa haber sufrido agresión sexual a lo largo del camino, según un estudio del CSIC (Consejo Superior de Investigaciones Científicas)ACNUR (la agencia de la ONU para los refugiados).

Para el mismo, que utiliza datos de 2017, se realizaron 1.002 entrevistas individuales a personas adultas refugiadas y migrantes, hombres y mujeres, que llegaron a España por tierra, en concreto, a Ceuta y Melilla, o por mar, principalmente a través de la ruta del Mediterráneo occidental. Los datos globales indican que un 79% eran hombres, un 7% mujeres y un 14% menores (dato sin desagregar por género).

Motivos para abandonar el país de origen: 

El estudio resalta que no todas las personas migrantes abandonaron su país únicamente por motivos económicos (solo un 39%), sino que un 61% identificaba razones no económicas. Entre estas últimas, las más comunes fueron la guerra o los conflictos, las disputas familiares y los motivos políticos. Se trata, por tanto, “perfiles con necesidades de protección internacional”.

Aunque los datos no siempre se desagreguen explícitamente por género, sí que se indica que las mujeres eran más propensas a identificar motivos no puramente económicos para explicar su migración (78% de las mujeres entrevistadas vs. el 55% de los hombres). Entre las respuestas, además, se encuentran motivaciones directamente ligadas a cuestiones de género. Por ejemplo, los matrimonios forzados, la mutilación genital femenina y la violencia de género. No obstante, los apartados de “disputas familiares” y “violencia doméstica”, frecuentemente se solapan con las anteriores, tampoco se desagregan por género.

Tipos de abusos en la ruta: violencia sexual 

Por otra parte, un 58% de todas las personas encuestadas reconocían haber sufrido abusos durante la ruta. Entre los tipos de abusos, desglosados por edad y nacionalidad, pero no siempre por género, destaca la violencia física como la que tiene mayor incidencia (denunciada en un 40% de los casos), seguida por abusos de tipo psicológico, amenazas de disparos o disparos.

En este sentido, también se indica violencia de naturaleza sexual, tanto abuso como explotación. De hecho, un 3% de las personas encuestadas reconocen haber sido víctimas de abusos sexuales en la ruta. Un porcentaje que asciende al 10 % en el caso de las mujeres, frente al 2% de los hombres (algunos de los cuales se declararon homosexuales o transgénero). Además, dos de las mujeres que declararon haber sido víctimas de violencia sexual estaban embarazadas o en periodo de lactancia en el momento de la entrevista. Se identifica a las fuerzas de seguridad, desconocidos o delincuentes comunes y traficantes como los autores de tales abusos (aunque no se especifica su género).

Duración del viaje y petición de asilo por género:

Por último, cabe destacar las diferencias en la duración del viaje y las peticiones de asilo entre hombres y mujeres. En el primer caso, el estudio indica que las mujeres tardan más que los hombres en realizar el recorrido. Así, el 54% de los hombres lo realiza en menos de un año frente al 41% de las mujeres. No obstante, el dato más llamativo es que solo el 18% de los hombres tarda 3 años o más, un dato que asciende al 41% en el caso de las mujeres.

En cuanto al asilo, casi la mitad de las mujeres ya habían solicitado asilo en el momento de la entrevista, frente al 20% de los hombres y un 37% de los hombres no tienen previsto pedirlo, frente al 9% de mujeres. Esto podría conectar con la realidad mencionada anteriormente de que las mujeres son más propensas a abandonar su país por razones no económicas.

Para más información, consulta los siguientes enlaces:

Si te interesa este contenido, ¡compártelo!