“Trata de evitarla”, Campaña contra la explotación más antigua del mundo

No debe ser casualidad que España sea el tercer país del mundo en consumo de prostitución-un 39% de los españoles ha usado estos servicios-. Según los estudios de APRAMP, el cliente habitual era en 1998 un varón casado y con cargas familiares, mayor de 40 años. En la actualidad abundan los jóvenes con una media de edad de 30 años.

 “Ahora los chicos jóvenes igual que un día van al paintball otro día se van de fulanas. Es un juego más. Y eso es nuevo. Tiene que ver con la trivialización que hemos hecho de la sexualidad. Ha pasado de ser un tabú a ser un bien de consumo” […] “Si le aprietas las tuercas y le haces enfrentarse a la realidad son conscientes de que hay un gran porcentaje de mujeres que están explotadas, pero no lo piensan para no entrar en dilemas morales”, aseguraba el sexólogo Esteban Cañamares en una entrevista para El Confidencial en 2014.

Una prostitución que lejos de ser “el oficio más antiguo del mundo”, es la explotación más antigua del mundo. En palabras de José Nieto, responsable policial de la lucha contra la trata:

“Yo no veo una mujer que tira del brazo de un anciano ofreciéndole sus servicios, sino al hombre que ella tiene detrás. No puedo ver una prostituta. Veo una esclava. […] Nadie pensaba que detrás de estas personas explotadas existiera o pudiera existir gente lucrándose del negocio. ¡Cuántas veces hemos escuchado «estas chicas están ahí porque quieren»! Dicen: «Seguramente si les haces trabajar no quieren, pero esto sí porque es dinero fácil»…La palabra fácil vamos a dejarla a un lado porque no es nunca fácil, rápido en todo caso. Habrá un porcentaje mínimo de esas chicas que estén ahí por voluntad propia [dicen estudios como los del Observatorio Cívico Independiente que alrededor de un 5%, aunque en evidencia no hay estadísticas oficiales]. El porcentaje de mujeres que no la ejercen de forma voluntaria es muy alto”.

Entonces, ¿qué hay detrás de esas luces de neón azules y rosas en nuestras carreteras?. ¿Y detrás de los anuncios del periódico y que dan nombre al imprescindible documental de Mabel Lozano “Chicas nuevas 24 horas”?. Lo que hay son 40 millones de euros anuales de beneficio para la prensa escrita solo en España y aproximadamente 100.000 mujeres y niñas “nuevas” que entran cada año en los países de la Unión Europea como víctimas de trata con fines de explotación sexual. Mujeres, en su mayoría, de entre 18 y 25 años provenientes de Brasil, Bulgaria, Colombia, Ecuador, Nigeria, Ucrania, Rusia o Rumanía que viven en una situación precaria que sirve de caldo de cultivo para que las mafias se aprovechen de ellas y de su deseo de tener una vida mejor.

Se trata de un negocio cuya causa es “el consumo de prostitución” que crea un mercado que la trata “abastece” y que mueve 32.000 millones de dólares al año a nivel mundial y 5.000 millones de euros en nuestro país. Es el tercer negocio ilícito más rentable del mundo, después del tráfico de armas y de estupefacientes, lo que nos da una idea de por qué las redes de trata han campado a sus anchas por Europa durante muchos años. En España, el comercio del sexo sigue en un limbo: no es ilegal, pero tampoco legal, y la primera ley contra la trata aprobada tiene escasos 5 años, lo que refleja los vagos esfuerzos por abordar la problemática.

Una realidad de la que casi todo el mundo opina y muchos aceptan, pero de la que pocas personas se informan. Y es precisamente para transformar esto y dar a conocer el tema que la Fundación Amaranta, en colaboración con Médicos del Mundo Baleares y Casal Petit, ha puesto en marcha estas semanas la campaña “Trata de Evitarla” en Palma de Mallorca. Dividida en tres grandes bloques: la exposición itinerante Lágrimas Negras hasta el 30 de abril, un Foro debate en el Centre Flassaders organizado por la UIB del 13 al 16 de abril, y unas jornadas de sensibilización el día 30 a las que os podéis inscribir a través de la página web de Fundación Amaranta.

Desde Fundación Mujeres felicitamos a la Fundación Amaranta por su compromiso con la erradicación de esta lacra social. Apoyamos iniciativas como esta que buscan sensibilizar a la sociedad española para que no mire hacia otro lado, para que deje de considerar a las mujeres como mercancía y para exigir una respuesta firme que permita que millones de mujeres puedan salir de esa situación en todo el mundo.

Consulta la noticia en medios:

Si te interesa este contenido, ¡compártelo!