El Poder Judicial comienza a diseñar las pruebas para la especialidad jurídica de violencia sobre la mujer

Por Eva Doblas Sestafe – Equipo de alumnado en prácticas del Observatorio de Violencia

La reforma aprobada en diciembre de 2018 de la Ley Orgánica del Poder Judicial (LOPJ) establece que la violencia sobre la mujer será una especialidad jurídica como Mercantil, Penal, o Menores y prevé la especialización de los jueces y juezas, magistrados y magistradas que sirven en determinados órganos judiciales con competencia en materia de violencia sobre la mujer.

Esta reforma se realizó en cumplimiento del Pacto de Estado contra la Violencia de Género y su objetivo es reforzar la formación de los miembros de la Carrera Judicial destinados a juzgados especializados en violencia contra la mujer, debiendo superar las pruebas de acceso a la especialidad.

Es así que, el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) ha iniciado el diseño de las pruebas de acceso a la nueva especialidad en violencia sobre la mujer.

Se ha creado un grupo de trabajo para poner en marcha esas pruebas de especialización. El grupo está integrado por la presidenta del Observatorio contra la Violencia Doméstica y de Género, Ángeles Carmona; la vocal Carmen Llombart; el director de la Escuela Judicial, Jorge Jiménez, y una letrada del órgano de gobierno de los jueces.

Además, el grupo de trabajo también tiene encomendado redactar un borrador de proyecto de reglamento que incluya las previsiones legales sobre las pruebas de la nueva especialización.

La especialización implica la superación de pruebas específicas por parte de los miembros de la Carrera Judicial interesados en ocupar este tipo de plazas, análogas a las que se realizan, por ejemplo, en áreas como mercantil o menores. Podrán presentarse a las pruebas una vez que aprueben la oposición y tras dos años de ejercicio.

Se trata de un examen selectivo “que garantice la adquisición de conocimientos multidisciplinares para el abordaje de la compleja temática y la realidad social en la que se encuadra la violencia contra la mujer en sus distintas formas”, según explica la reforma.

De este modo, los miembros de la Carrera Judicial que superen dichas pruebas obtendrán el nombramiento de magistrado o magistrada especialistas en violencia sobre la mujer y tendrán preferencia en la provisión de plazas en los juzgados de violencia sobre la mujer y en las secciones especializadas de las audiencias provinciales.

Para más información consulta los siguientes enlaces:

Si te interesa este contenido, ¡compártelo!