El primer trimestre del 2016 ha visto un aumento de las medidas judiciales de protección a los menores en procesos por violencia de género