Hacete Cargo Amigo

En los últimos días, ha sido tendencia en las redes sociales el hashtag #AmigaDateCuenta. Desde el Observatorio de Violencia se ha abordado el significado de esta campaña de las redes sociales, que tiene por objetivo incentivar a que las mujeres se den cuenta de algunas situaciones de machismo a las que son sometidas diariamente y cotidianamente en sus vidas.

A pesar de que  las campañas de prevención de violencia de género cada vez son más significativas, también es cierto que las cifras de feminicidios no acompañan los esfuerzos puestos. Quizás sea hora de repensar las cuestiones comunicativas, que por lo general ponen el foco en la responsabilidad de las mujeres, por no darse cuenta a tiempo, por no salir de las situaciones que las violentan, por no poner frenos cuando los deberían poner… por eso #HaceteCargoAmigo llegó para buscar instalarse y compartir responsabilidades.

El hashtag busca crear conciencia sobre la idea de cuestionar la construcción de una masculinidad que naturaliza violencias; son los propios varones quienes deben increpar a otros, en sus espacios. Ambas campañas apuntan a lo mismo, pero #HaceteCargoAmigo habla de la necesidad de incluir al sector masculino en la discusión y en la práctica para reducir la violencia y las desigualdades.

A través de la campaña también abreviada #HCA, se interpela a los varones a cuestionar a otros en sus espacios. Se trata de romper con la masculinidad hegemónica que los ha criado para creerse dueños de quienes deberían considerar iguales, pares, y les enseña a resolver conflictos a golpes, demostrando la superioridad física.

Como las redes sociales son una herramienta fundamental hoy en día, la llegada al público es masiva. La instalación de #HaceteCargoAmigo busca concienciar y lograr reflexiones en torno a una problemática que esta cada vez más visibilizada. Llama la atención a los varones, quienes dentro de sus círculos íntimos llevan a cabo acciones que mantienen la desigualdad y fomentan la violencia, siendo agresores o cómplices.

Entre estas acciones, se encuentra la difusión de fotos íntimas de mujeres que se hicieron en forma privada, obligar a mujeres a realizar alguna práctica sexual a la que se hayan negado previamente, no aceptar el ‘no’ como respuesta y no respetarlo,  faltar el respeto y violentar tanto en forma privada como pública, entre otras cuestiones. Cosas que parecen simples y obvias a primera vista pero suceden muy a menudo, y que tienen que ver con no callar ante las injusticias y las faltas de respeto, cosas básicas que no están garantizadas para el género femenino.

Su verdadero acompañamiento a la causa feminista y a la reducción de la violencia se encuentra allí, ganando discusiones y creando conciencia para cambiar las acciones de quienes los rodean en sus grupos íntimos y sus espacios cotidianos. La mejor forma de estar en la lucha por un mundo más igualitario y menos violento. 

Para obtener más información accede a los siguientes enlaces:

Si te interesa este contenido, ¡compártelo!