Histórica sentencia contra la violencia sexual en el conflicto armado en Guatemala

El día de ayer un tribunal guatemalteco dictó sentencias de 120 y 240 años de cárcel a dos militares acusados de delitos contra los deberes de humanidad por la violación sexual y trato humillante y servidumbre doméstica a la que sometieron a 15 mujeres indígenas de la etnia Q’eqchi entre 1982 y 1983.

30 años después de que se firmaran los acuerdos de paz en el país centroamericano que pusieron fin al conflicto armado que lo azotó entre 1960 y 1996, finalmente estas mujeres (muchas de las cuales permanecieron con el rostro cubierto a lo largo de las audiencias), han visto justicia por los asesinatos cometidos contra sus maridos e hijos y por los crímenes cometidos contra ellas en la base militar de Sepur Zarco en el este de Guatemala durante los años 80.

En 1982 las fuerzas militares atacaron en numerosas ocasiones la villa de Sepur Zarco, raptando y matando a los líderes de la tribu maya Q’eqchi. Estos eran acusados de estar aliados con los guerrilleros de izquierda por reclamar sus tierras, lo que había enfurecido a los terratenientes de la zona. Los militares fueron instalados en la zona para proteger los intereses de los grandes latifundistas.

Según declaraciones, tras arremeter contra los hombres de la comunidad que fueron golpeados y muchos asesinados, los militares consideraron que las mujeres quedaban “disponibles”, y abusaron sexualmente de ellas y las esclavizaron. Las forzaban a tomar turnos cada 3 días en la base militar, durante los cuales eran violadas individual y colectivamente y obligadas a realizar tareas domésticas sin remuneración alguna.

La sentencia del viernes contra Francisco Reyes Girón, oficial retirado, y Heriberto Valdez Asij, un paramilitar al servicio del ejército, fueron recibidas con regocijo por las víctimas y activistas. Rigoberta Menchú, la Premio Nobel de la Paz guatemalteca, dijo: “esto es histórico, es un gran paso para las mujeres y, sobre todo, para las víctimas”, mientras se fundía en abrazo con las víctimas. El caso se considera también histórico puesto que es la primera vez que se juzgan estos delitos sexuales en el mismo país en el que los abusos fueron perpetrados, y no en tribunales internacionales.

Para más información sobre la histórica sentencia en Medios:

El Diario: Dos militares son condenados a prisión en un juicio histórico contra la violencia sexual en Guatemala

BBC: La histórica sentencia de 360 años de cárcel contra dos militares en Guatemala

El Mundo: Condena histórica contra dos militares acusados de violación de mujeres

El Quetzalteco: Militares culpables sentenciados a 120 y 240 años de prisión

 

Si te interesa este contenido, ¡compártelo!