Las refugiadas son víctimas de violencia y acoso sexual durante todo su viaje

Según ha denunciado Amnistía Internacional, mujeres y niñas en busca de asilo sufren violencia, agresiones, explotación y acoso sexual en todas las etapas de su viaje desde Siria e Irak hacia Europa, incluso cuando están en territorio europeo, sin que gobiernos y organismos de ayuda humanitaria proporcionen siquiera garantías básicas de protección a estas personas.

Esta organización entrevistó en diciembre a 40 mujeres y niñas refugiadas que habían ido de Turquía a Grecia para después cruzar los Balcanes, y todas ellas dijeron haberse sentido amenazadas e inseguras durante el viaje. Las víctimas denuncian a los traficantes, al personal de seguridad y a otros refugiados, quienes las habían sometido a malos tratos físicos y explotación económica, las habían manoseado o las habían presionado para que tuvieran relaciones sexuales con ellos, en ocasiones a cambio de descuentos en los trayectos.

“Tras vivir los horrores de la guerra en Irak y Siria, estas mujeres lo han arriesgado todo con tal de conseguir seguridad para ellas y para sus hijos. Pero desde el mismo momento en que comienzan su viaje vuelven a verse expuestas a sufrir violencia y explotación, sin recibir apenas apoyo o protección”, afirmó Tirana Hassan, directora del Programa de Respuesta a las Crisis de Amnistía Internacional.

Las mujeres y las niñas más vulnerables son aquellas que viajan solas y las que lo hacen sólo acompañadas por sus hijos. Ellas se habían sentido amenazadas durante la mayor parte de su viaje, pero especialmente en las zonas de tránsito y los campamentos de Hungría, Croacia y Grecia, donde algunas habían salido de las zonas designadas para dormir a la intemperie en la playa porque allí se sentían más seguras.

Una de las mujeres entrevistadas, comentó que algunas habían decidido no comer ni beber para evitar ir al servicio, ya que allí se sentían inseguras. Hassan exige una solución: “Como mínimo, estas medidas incluirían aseos bien iluminados y separados para hombres y mujeres, así como zonas separadas y seguras para dormir. Estas mujeres y sus hijos han huido de algunas de las zonas más peligrosas del mundo, y es una vergüenza que sigan en peligro en suelo europeo”.

Amnistía ha organizado una mesa redonda, titulada “Mujeres y niñas refugiadas: hagámoslas visibles”, que tendrá lugar el 10 de febrero, miércoles, en la Sala Savia Solar, Espacio Ecooo, a las 19 horas, aunque la sala se abrirá a partir de las 18,30 para quien quiera ver la exposición fotográfica ¿Avanzamos? Los derechos de las mujeres y niñas, sobre la desigualdad y discriminación de género en el mundo.

Para más información:

Elmundo.es: Las refugiadas son víctimas de acoso sexual durante su viaje a Europa

 

Si te interesa este contenido, ¡compártelo!