Los san fermines se ven de nuevo manchados por la violencia sexual

En la madrugada del pasado 7 de julio en Pamplona, 5 jóvenes ofrecieron acompañar a una chica de 19 años al coche donde pernoctaba. De camino, aprovechando un portal abierto, la forzaron a entrar en él, la sujetaron de las muñecas y tomaron turnos para abusar de ella mientras que grababan todo con un teléfono móvil. A pesar de la campaña contra la violencia machista durante las festividades y de los numerosos despliegues de seguridad, otra mujer había sido víctima de la violencia sexual en los Sanfermines.

Tan sólo horas después, los 5 jóvenes habían sido detenidos por la policía y la sociedad Pamplonesa se manifestaba en contra de esta lacra social que por años ha manchado las festividades. Miles de personas se congregaron de nuevo en la plaza consistorial, esta vez no a la espera del chupinazo sino para plantarse unidos en contra de las agresiones machistas y para manifestar su “tolerancia cero” frente a estas. Representantes del ayuntamiento, del Gobierno de Navarra y del Parlamento, las Peñas de San Fermín, y miles de personas más alzaron los carteles con manos rojas que habían sido repartidos como parte de la campaña del ayuntamiento desde hora antes en las casetas de información del centro de la ciudad con el eslogan de la campaña “por unas fiestas libres de agresiones sexistas”.

La campaña no llegó a evitar la agresión de la chica por 5 jóvenes que se creyeron con derecho a su cuerpo sólo por el hecho de ella ser mujer y de ellos poder dominarla fisicamente. Sólo podemos esperar que la violenta agresión y la fuerte condena de esta por parte de gran parte de la sociedad sirva para dejar claro de una vez por todas que “no es no”, que nuestros cuerpos son nuestros y de nadie más y que no estamos dispuestas a tolerar un abuso más.

Para más información en medios visita:

 

Si te interesa este contenido, ¡compártelo!