#28M Día Internacional de Acción por la Salud de las Mujeres

Este artículo forma parte de la campaña de activismo que se va a llevar a cabo con motivo del día 28 de mayo, Día Internacional de Acción por la Salud de las Mujeres, en el marco del proyecto “Banco de Buenas Prácticas para la prevención de la Violencia de Género y Educar en Igualdad, hacia un voluntariado 2.0 por el Buen Trato”, gracias a la financiación del Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, a través del IRPF “OTROS FINES DE INTERÉS SOCIAL”


El derecho a la salud es un derecho humano universal consagrado por el Sistema Universal de Derechos Humanos a través de la Declaración de Derechos Humanos. La salud integral para las mujeres, no es un hecho meramente biológico, sino que responde a factores biopsicosociales y depende, en la mayoría de casos, del lugar que las mujeres ocupan en la sociedad (determinantes sociales de la salud), así como de su capacidad para acceder a los recursos materiales y simbólicos para vivir una vida digna, con igualdad de oportunidades y exenta de violencias.

Teniendo en cuenta la importancia del derecho a la salud para todas las mujeres y las falencias en cuanto al acceso integral, en 1987, la Red de Salud de las Mujeres Latinoamericanas y del Caribe (RSMLAC), hizo la propuesta de instaurar un día de acción global a favor de la salud de las mujeres, y en 1988 se conmemoró el primer 28 de mayo con el lanzamiento de la Campaña para la Prevención de la Morbilidad y Mortalidad Materna, coordinada por la Red Mundial de Mujeres por los Derechos Reproductivos-RMMDR, y RSMLAC; con el propósito de reafirmar de este modo, el derecho a la salud como un derecho humano al que las mujeres deben acceder sin restricciones o exclusiones de ningún tipo.

En 1996, la RMMDR inició un proceso de evaluación de esta campaña para ampliar su enfoque temático a la luz de nuevas problemáticas que afectan negativamente la salud de las mujeres. Las organizaciones latinoamericanas y caribeñas se reunieron en Cuenca, Ecuador, y decidieron desde entonces impulsar en la región la Campaña por el Ejercicio de los Derechos Sexuales y Reproductivos, bajo la coordinación de la RSMLAC.

Desde esa fecha y hasta ahora, la RSMLAC ha coordinado cada mayo llamados a la acción, priorizando temas como la calidad de la atención, la ciudadanía en salud, el grave impacto del aborto inseguro, la agenda de la Conferencia de El Cairo y el reconocimiento de los derechos sexuales y reproductivos como derechos humanos, e incluso retomó la temática de la mortalidad materna como una demanda de justicia social, considerando que no se ha avanzado sustancialmente en erradicarla; así como, la priorización de la lucha integral contra todas las formas de violencia hacia las mujeres; la promoción y defensa del trabajo de las organizaciones feministas y de derechos sexuales y derechos reproductivos, entre otros temas.

Año tras año, diversos grupos afiliados han respondido a estas convocatorias, desarrollando acciones variadas y creativas –capacitaciones, instalaciones artísticas, interlocución con profesionales de la salud, marchas públicas, etc.– destinadas a incidir tanto en la sociedad en general como en personas con responsabilidad de decisión, para sensibilizarles y exhortarles a reconocer y proteger la salud de las mujeres como un derecho. Asimismo, en estos procesos las organizaciones de mujeres han ido fortaleciendo sus liderazgos y su capacidad de incidencia frente a los poderes públicos.

La salud de las mujeres en el ámbito europeo

Con el objetivo de investigar y proponer acciones de mejora para reducir la brecha de género en la salud, en 1996 se crea el Instituto Europeo de Salud de la Mujer (EIWH), una organización no gubernamental, que promueve la equidad de género en la salud pública, la investigación y las políticas sociales en toda Europa. Su objetivo es reducir las desigualdades en la salud para todos, pero fundamentalmente las debidas al género, la edad y el estatus socioeconómico, destacando que el sexo y el género son determinantes importantes de la salud.

Por su parte, en España, la Estrategia 4 del Plan de Calidad para el Sistema Nacional de Salud -según la cual, la equidad en salud es un objetivo prioritario, tal como establece la Ley General de Sanidad desde 1986- tiene como fin:

  • Promover el conocimiento sobre las desigualdades de género en salud y fortalecer el enfoque de género en las políticas de salud y en la formación continuada del personal sanitario.
  • Generar y difundir conocimiento sobre estas desigualdades y estimular buenas prácticas en la promoción de la equidad en atención a la salud y en la reducción de las desigualdades, mejorando así la atención a los grupos más desfavorecidos y en riesgo de exclusión.
"En España existe suficiente evidencia sobre la relación entre desigualdades sociales y resultados en salud, pero hay escasa información sobre cómo deben abordarla los sistemas de salud. Para establecer y evaluar políticas de equidad en salud es necesario, en primer lugar, contar con sistemas de información que permitan conocer las características sociales de las personas atendidas para poder analizar las desigualdades. Entre ellas están el nivel socioeconómico o clase social y, también, aquellas que incorporan otras dimensiones de la desventaja social como la nacionalidad, las creencias religiosas, el género, la orientación sexual, la edad o el lugar de residencia. Todas ellas están relacionadas pero son diferentes, y operan de manera distinta en cada población" 
Estrategia 4 del Plan de Calidad para el Sistema Nacional de Salud.

Los datos de hoy, la agenda de mañana

En el año 2009 la Organización Mundial de la Salud (OMS), elaboró el informe Las mujeres y la salud. Los datos de hoy, la agenda de mañana, con el objetivo de reunir un conjunto de datos básicos sobre la salud de las mujeres y las niñas a lo largo de toda su vida en distintas partes del mundo y en distintos grupos de población en los países, enfocándose en favorecer una comprensión más profunda de la manera en que todas las etapas de la vida de una niña y mujer, influyen en el estado de salud ulterior y en las generaciones futuras.

Este informe pone de relieve la influencia recíproca de los determinantes biológicos y sociales de la salud de las mujeres, y destaca la función de la desigualdad entre los sexos en el aumento de la exposición a los riesgos y la vulnerabilidad frente a estos, porque limita el acceso a la asistencia y la información sanitarias y, si bien el informe exhorta en sus resultados a prestar mayor atención a los problemas que afectan solo a las mujeres, como el cáncer cervicouterino y los riesgos de salud vinculados con el embarazo y el parto; también se aclara que sus necesidades van más allá de la esfera sexual y reproductiva.

La elaboración de una agenda en pro de la salud de las mujeres

Mediante este informe, y teniendo en cuenta los datos recopilados, la OMS propone señalar las áreas esenciales donde hay que efectuar reformas y las medidas necesarias para mejorar la salud de las niñas y de las mujeres, tanto dentro del sector sanitario como fuera de este. Las líneas de acción propuestas en el informe son: la creación de un liderazgo sólido y de una respuesta institucional coherente, hacer que los sistemas de salud trabajen en favor de las mujeres, impulsar los cambios en las políticas públicas para lograr una sociedad más sana. y el fortalecimiento del acervo de conocimientos y monitoreo de los progresos.

Campaña 2020 y Covid-19

Para este año, teniendo en cuenta que nos encontramos en medio de una pandemia y que se han vuelto más notorias las profundas grietas que el modelo capitalista ha causado en los sistemas de salud, y que esto ha conllevado a la profundización de las desigualdades y violencias estructurales en los cuerpos de las mujeres; Fundación Mujeres recomienda hacernos partícipes de la campaña anual de la Red de Salud – RSMLAC, Un Grito Global por la Salud de las Mujeres, organización que como se pudo ver, desde hace ya varias décadas genera diversas acciones en diferentes países del mundo para el reconocimiento del derecho a la salud integral de las mujeres.

En el mes de mayo, la RSMLAC desde su página estará compartiendo diversas piezas comunicativas y mensajes, con información que ponen en evidencia el impacto que el sistema capitalista tiene en la vida y salud de las mujeres.

Les recomendamos que se sumen a este Grito Global por la Salud de las Mujeres, estando pendientes del contenido que publican en su página, compartiendo el material y difundiendo lo que diversas organizaciones realizarán en el marco del Día Internacional de Acción por la Salud de las Mujeres.

¿Cómo nos podemos sumar a la campaña?

DIFUNDIENDO los materiales que comparten desde su página web.

SUMÁNDONOS en las redes sociales al hashtag #GritoPorLaSaludDeLasMujeres

GENERANDO acciones virtuales, conversatorios, foros, etc., que tengan como centro de discusión la salud de las mujeres.


Para más información consulta los siguientes enlaces:

Educar en Igualdad
Organización de Mujeres de la Confederación Intersindical
Red de Salud de las Mujeres Latinoamericanas y del Caribe

Organización Mundial de la Salud -OMS

Si te interesa este contenido, ¡compártelo!