El empoderamiento económico, una vía para salir de la violencia machista

El pasado día 30 de noviembre se presentó en la sede del Parlamento Europeo en Bruselas el informe con las conclusiones del proyecto WeGo! que se centra en ayudar a mujeres que sufren violencia machista y no tienen la independencia económica que les permita dejar a su maltratador y poder asegurar el sustento para ellas mismas y para sus hijos.

El proyecto WeGo! (Women Economic-independence & Growth Opportunity) se lleva a cabo en 12 centros de cuatro países europeos: hay dos centros en España, uno en Bulgaria, seis en Grecia y tres en Italia. El proyecto ha recogido las experiencias en estos centros para analizar los datos relacionados con las necesidades económicas de las mujeres que han sobrevivido a relaciones violentas, centrándose en sus características socio-económicas. En total, en esta base de datos se han analizado 552 perfiles de mujeres.

La conclusión a la que se ha llegado tras analizar todos estos datos es que las mujeres con un nivel bajo de independencia económica son más proclives a sufrir violencia económica (el 56.5% ante el 44.2%), violencia sexual (20.6% ante 11.6%) y abusos psicológicos (97.6% frente a 93.7%). Además se ha detectado que estas mujeres sufren abusos por periodos de tiempo superiores a los cinco años.

Las organizaciones y centros contra la violencia de género que forman parte del proyecto WeGo! han pedido a las instituciones nacionales y europeas que apoyen sus actividades dirigidas a dar una respuesta adecuada a las mujeres que deciden decir no a la violencia. Del mismo modo, piden que se apoye la entrada en el mundo laboral de las víctimas de violencia de género facilitando programas educativos y profesionales además de actividades dedicadas a que encuentren trabajo. Por otra parte, estas políticas deberían incluir casas de acogida para asegurar que los hijos e hijas y las supervivientes de violencia machista tengan acceso a servicios de atención a las y los niños para que las madres se puedan dedicar a su desarrollo personal y profesional.

El análisis de los datos

De acuerdo con el informe ‘Salir de la violencia’, una de las actividades del proyecto WeGo!, es importante invertir en el empoderamiento económico de la mujer para que pueda salir de una relación violenta. Según el análisis de los datos aportados por los centros donde se ha implementado este proyecto europeo de dos años de duración, la mayoría de las mujeres atendidas tienen entre 30 y 39 años (32,5%) y entre 40 y 49 (29,2%). El 21,8% tienen entre 18 y 29 y (16,5%) tienen más de 50 años. La mayoría de las mujeres han recibido una buena educación: el 38,8% han estudiado el bachillerato y el 22,7% de ellas tienen estudios superiores. El 38,6% tienen estudios elementales.

En la mayor parte de los casos el maltratador es su marido/pareja (41,7%) o expareja (48,7%). El periodo en el que las mujeres han sido maltratadas ha sido largo: el 23,7% han sido maltratadas entre 5 y 10 años y el 26,5% durante más de 10 años. Si el maltratador es el marido/pareja, el periodo de maltrato ha durado más: en este caso, el 27% de las mujeres lo han sufrido entre 5 y 10 años mientras que el 32,7% durante más de 10 años.

El informe destaca cómo la independencia económica es un elemento crucial: el 82,5% de las mujeres son poco independientes económicamente contra el 17,5% que tienen un gran nivel de independencia económica. El 40,9% tienen trabajo mientras que el 59,1% están desempleadas. Solo el 13,3% de las mujeres viven en una casa que es de su propiedad y el 14,8% comparten la propiedad con su pareja. El 73,7% tienen hijos a su cargo.

El 53% de las mujeres sufren distintos tipos de abuso: no tienen acceso a los ingresos de la familia o no pueden disponer libremente del dinero o declaran que sus gastos son controlados. Algunas no saben cuánto dinero entra en la casa y a otras no se les permite buscar trabajo.

El proyecto WeGo! en España

Para analizar el desarrollo de este proyecto europeo, dos de las mujeres que lo llevan a cabo nos han contado su experiencia y han aportado datos concretos sobre su desarrollo. Anna Passarell, Psicóloga del Servicio de violencia de la Fundación SURT, y Goretti Avello, Coordinadora de Fundación Mujeres Asturias y formadora dentro del proyecto, relatan en esta entrevista cómo es la evolución de las mujeres víctimas que han sido partícipes del proyecto.

Para más información consulta el siguiente enlace:

Si te interesa este contenido, ¡compártelo!