#28S Nuevos logros y desafíos en el derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito

Este artículo forma parte de la campaña de activismo que se va a llevar a cabo con motivo del día 28 de septiembre, Día de Acción Global un aborto legal, seguro y accesible, en el marco del proyecto “Banco de Buenas Prácticas para la prevención de la Violencia de Género y Educar en Igualdad, hacia un voluntariado 2.0 por el Buen Trato”, gracias a la financiación del Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, a través del IRPF “OTROS FINES DE INTERÉS SOCIAL”


El sábado 28 de septiembre se conmemoraba el Día de Acción Global por el Aborto Legal, Seguro y Gratuito. Tal día, los diferentes colectivos feministas se manifestaban en diferentes ciudades como Madrid, Gijón o Valladolid. El objetivo de tales movilizaciones sociales es reivindicar el derecho al aborto en todo el mundo, así como su despenalización y el cese de la criminalización de las mujeres que, por diferentes motivos, deciden abortar.

Estas manifestaciones se han celebrado en el marco de la campaña40 motivos por el derecho a decidir‘ que los colectivos feministas lanzan en respuesta a la campaña anti-abortista ultracatólica ’40 días por la vida‘. Como publicábamos el pasado viernes 27, esta iniciativa consiste en realizar vigilias para rezar frente a las clínicas de IVE, atentando así contra de los derechos y libertades de las mujeres. Es por este motivo que la Plataforma ProDerechos, compuesta por 62 organizaciones que incluyen a Fundación Mujeres, pide que en España se tome como referencia la Ley francesa “LOI no 2017-347 du 20 mars 2017”, por la cual el hostigamiento hacia las mujeres que acuden a las clínicas y al personal sanitario que trabaja en ellas se tipifica como delito y se castiga hasta con dos años de cárcel y 30.000 euros de multa. Además se plantean otras medidas complementarias como establecer un perímetro de seguridad alrededor de las clínicas como ocurre en países como Inglaterra, Alemania, Austria e Irlanda.

La mencionada campaña ’40 días por la vida’ toma como base la de 2004 en Texas “40 Days for Life contra Planned Parenthood. En Estados Unidos podemos observar cómo desde el Gobierno de Trump se está generando una fuerte ofensiva contra los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres. En este sentido, se está trabajando en la creación de una coalición formada por gobiernos con posiciones contrarias al aborto con la que presionar a la ONU y la OMS“El texto (…) pide a los gobiernos que firmen una declaración conjunta en oposición a ciertas políticas de promoción de los derechos sexuales y reproductivos de Naciones Unidas que considera “dañinas””. Un documento del pasado mes de mayo ya recabó el apoyo de Brasil, Egipto, Arabia Saudí, Indonesia, Haití, Ghana, Nigeria e Irak.
En 2019, varios Estados de EEUU han aprobado leyes restrictivas de este derecho en plazos cada vez más cortos, e incluso en Alabama se prohíbe ya el aborto sin excepciones, incluyendo la violación o el incesto. Su propósito  es conseguir que el Tribunal Supremo impugne la histórica sentencia “Roe contra Wade” de 1973, que sentó jurisprudencia para la despenalización del aborto en Estados Unidos.

Otro ejemplo lo encontramos en Irlanda del Norte donde se rigen por la Ley de Ofensas Contra las Personas del año 1861 , que establece que toda mujer que actúe con el fin de interrumpir su propio embarazo o cualquier persona que lo haga por ella “se mantendrá en la servidumbre penal de por vida.  El único supuesto en el que el aborto no es ilegal es que la vida de la madre corra peligro o un riesgo permanente o grave para su salud física o mental.

Lo anterior nos muestra que, ni siquiera los derechos que se han llegado a reconocer y garantizar en determinadas sociedades, están a salvo de ser atacados y revocados. No obstante, en muchos otros países el aborto sigue enormemente restringido a algunos supuestos, o lo que es peor, penalizado y criminalizado. En otros casos, el activismo y el trabajo proderechos no ha sido suficiente para conseguir los objetivos propuestos. Es el caso de Ecuador, donde el proyecto de legalización del aborto se ha quedado a 5 escasos votos (de 70 que se necesitaban), de ser aceptado. En dicho país, los únicos dos supuestos que no están penalizados son el peligro de la vida para la madre y en caso de violación cuando la mujer padece una enfermedad mental.

Continuando con América Latina, en El Salvador, Haití, Honduras, Nicaragua y República Dominicana la IVE está prohibida para cualquier circunstancia. El aborto solo está despenalizado en Uruguay, Cuba, Guyana, Puerto Rico y Ciudad de México, donde el acceso a estos servicios sigue siendo especialmente difícil.

Tal y como podemos apreciar en los datos recogidos por Sexual Rigths Initiative, el derecho de las mujeres a decidir libremente sobre su sexualidad y salud reproductiva sigue siendo una tarea pendiente en muchos países del mundo. En muchos de ellos, la lucha se enfoca en despenalizar este derecho y descriminalizar a las mujeres que lo ejercen. En muchos otros, en que el aborto no se restrinja a unos supuestos limitados y, en aquellos donde se ha alcanzado la legalización del mismo, la lucha consiste en evitar que los grupos más conservadores puedan coartar los derechos alcanzados.

Finalmente, encontramos esperanza en casos como el de Oaxaca, segundo Estado de México donde se legaliza la interrupción voluntaria del aborto hasta las 12 semanas, y donde más de 9.000 mujeres se someten a abortos clandestinos cada año. De este modo, aunque no se ha conseguido aprobar el cambio en la Constitución oaxaqueña, sí se han eliminado los delitos relativos a la IVE. Se espera por tanto en la actualidad que sea la vía judicial la que solucione esta controversia legal a favor de los derechos de las mujeres.

Para más información consulta los siguientes enlaces:

 

Si te interesa este contenido, ¡compártelo!