Los micromachismos en la violencia de machista

Hace mucho tiempo que se habla de la importancia de terminar con los micromachismos como parte esencial de la erradicación de la violencia machista. Pero, ¿qué son los micromachismos? ¿cómo afectan a hombres y mujeres? ¿qué consecuencias tienen?

Luis Bonino, en su artículo “Micromachismos: La violencia invisible en la pareja” (1998) realiza una amplia exposición sobre los comportamientos “invisibles” de violencia y dominación, que casi todos los hombres realizan cotidianamente en el ámbito de las relaciones de pareja.

«Es preciso comprender cómo las grandes estrategias de poder se incrustan, hallan sus
condiciones de ejercicio en microrrelaciones de poder… Designar estas microrrelaciones,
denunciarlas, decir quién ha hecho qué, es una primera transformación del poder. Para que
una cierta relación de fuerzas pueda no solo mantenerse, sino acentuarse, estabilizarse,
extenderse, es necesario realizar maniobras…» M. Foucault citado en Bonino, 1998.

A continuación, puedes leer un pequeño extracto del citado artículo de Bonino donde recogemos algunas de sus ideas:

PODER Y GÉNERO
Introducirnos en la visibilización de estas prácticas "micromachismos", supone tener claro previamente que en las relaciones de mujeres y varones no se juegan sólo diferencias sino sobre todo desigualdades,es decir situaciones de poder y estrategias de su ejercicio.Este poder de dominio masculino, arraigado como idea y como práctica en nuestra cultura se mantiene y se perpetúa, entre otras razones por:
• La división sexual del trabajo, que aún adjudica a la mujer el espacio doméstico,
• Su naturalización y su inscripción axiomática en las mentes de mujeres y varones.
• La falta de recursos de las mujeres y la deslegitimación social de su derecho a ejercer el poder autoafirmativo.
LA VIOLENCIA INVISIBLE EN LA PAREJA: LOS MICROMACHISMOS
Si pensamos que la violencia de género es toda acción que coacciona, limita o restringe la libertad y dignidad de las mujeres, podemos comprobar que quedan ignoradas múltiples prácticas de violencia y dominación masculina en lo cotidiano, algunas consideradas normales, algunas invisibilizadas y otras legitimadas, y que por ello se ejecutan impunemente.
Desconocedores de ellas, muchas mujeres, profesionales de la salud y familiares (y a veces los varones, ya que muchas de ellas son no conscientes) no las perciben, o lo hacen acríticamente, con lo que contribuyen a perpetuarlas.

Los micromachismos son prácticas de dominación y violencia masculina en la vida cotidiana, del orden de lo "micro", de lo capilar, lo casi imperceptible,lo que está en los limites de la evidencia.

Puntualmente, los micromachismos pueden no parecer muy dañinos, incluso pueden resultar normales o intrascendentes en las interacciones, pero su poder, devastador a veces, se ejerce por la reiteración a través del tiempo, y puede detectarse por la acumulación de poderes de los varones de la familia a lo largo de los años.

Los micromachismos son microabusos y microviolencias que procuran que el varón mantenga su posición de género creando una red que sutilmente atrapa a la mujer, atentando contra su autónomia personal.
Están  en la base y son el caldo de cultivo de las demás formas de la violencia de género (maltrato psicológico, emocional, físico, sexual y económico)  y son las "armas" masculinas más utilizadas con las que se intenta imponer sin consensuar el propio punto de vista o razón.

Comienzan a utilizarse desde el principio de la relación y van moldeando lentamente la libertad femenina posible. Su objetivo es anular a la mujer como sujeto, forzándola a una mayor disponibilidad e imponiéndole una identidad "al servicio del varón", con modos que se alejan mucho de la violencia tradicional, pero que tienen a la larga sus mismos objetivos y efectos: perpetuar la distribución injusta para las mujeres de los derechos y oportunidades.
ALGUNOS DE LOS MICROMACHISMOS (mM):
  • Intimidación
    
    Este es un mM que está en el límite entre la violencia psicológica y los mM propiamente dichos.
    
    "Maniobra atemorizante que se ejerce cuando el varón ya tiene fama (real o fantaseada) de abusivo o agresivo". A largo plazo se crea generalmente una situación en la que el varón logra no ser molestado en lo que a él no le gusta, y no estar disponible para nadie, salvo para sí mismo.
  • No participación en lo doméstico
    
    Basada en la creencia de que lo doméstico es femenino y lo público masculino, por este grupo de maniobras se impone a la mujer hacerse cargo del cuidado de algo común, el hogar y las personas que en ella habitan. Es una práctica de sobrecarga por omisión, que el varón justifica apelando a su rol de "proveedor" al que no se puede agobiar más de lo que soporta en su trabajo.
  • Uso expansivo-abusivo del espacio físico y del tiempo para sí.
    
    Este grupo de mM se apoyan en la idea de que el espacio y el tiempo son posesión masculina,y que por tanto la mujer tiene poco derecho a ellos,el varón crea tiempo de descanso o diversión a costa de la sobrecarga laboral de la mujer, por ejemplo utilizar el fin de semana para "sus aficiones", o postergar su llegada a casa después del trabajo,etc
  • Insistencia abusiva
    
    Ganar por cansancio; este mM consiste en obtener lo que se quiere por insistencia inagotable, con agotamiento de la mujer que se cansa de mantener su propia opinión, y al final acepta lo impuesto a cambio de un poco de paz.
  • Imposición de intimidad
    
    Este mM consiste en una acción unidireccional de acercamiento cuando el varón desea, es una práctica coactiva en cuanto el varón no se molesta en negociar movimientos hacia la intimidad.Muy típico ejemplo de esto es la seducción forzada cuando él quiere sexo.
  • Apelación a la "superioridad" de la "lógica" varonil
    
    En este grupo se recurre a la "razón" (varonil) para imponer ideas, conductas o elecciones desfavorables a la mujer, "¡yo no hablo de tonterías!", es una frase que la sintetiza.
  • Toma o abandono repentinos del mando de la situación
    
    El cortocircuito es un tipo especial de maniobra de este grupo: consiste en tomar decisiones sin contar con la mujer en situaciones que la involucran, y en las que es difícil negarse, por ejemplo: invitaciones  en el ultimo momento de personas importantes: jefes. parientes, etc (Piaget, 1993).
  • Control del dinero
    
    Maniobras  utilizadas por el varón para monopolizar el uso o las decisiones sobre el dinero, limitándole su acceso a la mujer ,sus modos de presentación son muy variados: desinformación sobre usos del dinero común, control de gastos y exigencia de detalles, retencion,lo que obliga a la mujer apedir,negación del valor económico que supone el trabajo doméstico y la crianza y el cuidado de los niños,etc
EFECTOS DE LOS MICROMACHISMOS
  • En las mujeres los mM suelen provocar:
    
    - un agotamiento de sus reservas emocionales y de la energía para sí, con una actitud defensiva o de queja ineficaz por el sentimiento de derrota e impotencia que producen.
    
    - un deterioro muchas veces enorme de su autoestima, con aumento de la desmoralización,aumento de la inseguridad y disminución de la capacidad de pensar (los estudios epidemiológicos muestran que las mujeres en pareja disminuyen su salud mental y calidad de vida, al contrario de los varones, quienes las aumentan).
    
    - una disminución de su poder personal y parálisis del desarrollo personal.
    
    - un malestar difuso, una irritabilidad crónica y un hartazgo de la relación, de los cuales se culpan por no percibir que su producción es por presión externa, y que son frecuentes motivos de consulta a los dispositivos de salud mental. En estos dispositivos,frecuentemente y al igual que él varón de la pareja, suele atribuirse dichos malestares a la exageración de ciertas "características femeninas (dramatismo, inconformismo, etc).
  • Finalmente, los mM producen en el vínculo:
    
    - el encarrilamiento de la relación en dirección a los intereses del varón, favorecido esto por el mandato cultural hacia las mujeres de que acepten al varón como es, y que a lo sumo lo traten con sus armas "ocultas". Todo esto lleva a la perpetuación de los desbalances de poder y de las disfunciones en la relación ,muchas mujeres suelen decir: ¡Cómo no voy a ceder. No puedo estar peleándome todo el tiempo!.
    
    - etiquetamiento de la mujer como "la culpable" del deterioro del vínculo, cuando ella desea un cambio y él se niega a moverse hacia la igualdad. Se produce una  guerra fría, transformación de la pareja en adversarios convivientes, y empobrecimiento de la relación, creándose el terreno favorable para otras violencias y abuso."

 

Para más información, consulte los siguientes enlaces y fuente original:

Si te interesa este contenido, ¡compártelo!